Mayo, aves y birders.

 

Durante estas jornadas primaverales hemos podido ver, disfrutar y enseñar la variada avifauna que esconden estos valles, páramos y cañones del norte de Burgos. Unos variados grupos de birders venidos desde los más diversos lugares, se han dejado caer por estas tierras para en algunos casos, anotarse especies nunca antes vistas y en otros para disfrutar de la observación de aves, de los paisajes y por supuesto de la estancia en la Posada Molino del Canto, lugar donde que poco a poco seguimos trabajando para conseguir, no sólo que seamos una referencia en la observación de aves respetuosa con el medio, en esta parte del norte de Burgos, sino realizando un gran esfuerzo para que mucho del trabajo realizado se derive en un mayor conocimiento de las aves y una mayor conservación de estas, y sus hábitats, que no son otros que los mismos en los que nosotros vivimos. 

Británicos, norteamericanos, australianos, españoles, todos muy interesados por las aves. El tiempo durante estas jornadas ha sido especialmente seco y caluroso, mucho más de lo normal para estas fechas aunque lo bueno del norte de Burgos es que aún en las horas centrales del día la temperatura permite la observación de aves y ves como estas continuar con sus hábitos de supervivencia y reproducción, ya sea cazando, cortejando o defendiendo sus territorios.

Un total de 111 especies de aves registradas en esta primavera, en diferentes partes del Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón y la Reserva de Aves Acuáticas del Embalse del Ebro. 

 

 

Aunque este año, este segundo espacio natural no está en sus mejores condiciones, debido a la gran sequía que tenemos en todo el territorio, muy poca agua, lo que lógicamente supone un gran problema para las aves acuáticas, que encima tiene que soportar esas actividades humanas del todo lúdicas y que podrían ser evitables, si la conservación estuviese por encima de la diversión y no como ahora donde la diversión de algunas personas está por encima de la supervivencia de otras especies.

De las especies observadas un buen número de rapaces, pero con jornadas realmente llamativas en cuanto a la poca densidad de especies, que creo, poco a poco  están desapareciendo, como el caso de los Aguiluchos, donde años atrás la presencia de varios ejemplares de Aguiluchos Cenizos y Pálidos era habitual en las mejores zonas para estas especies. Ahora, desgraciadamente, se pueden tener jornadas enteras sin ver un solo ejemplar.

Del resto de especies, destacamos observaciones de aves que muchas ocasiones no se dejan ver, como son las Currucas, en este caso Currucas zarceras y carrasqueñas.

Durante todas estas jornadas ha habido espectaculares momentos como por ejemplo la presencia de un Águila Culebrera a escasos metros de nosotros. Evoluciones de caza de Aguiluchos cenizos, Alcaudones dorsirrojos, vuelos nupciales de Bisbitas, persecuciones de Oropéndolas…

El número de especies registradas en una jornada, recorriendo distintos hábitats supera las 60 especies, un sencillo recorrido a pie por el valle, de no más de 3 km. nos puede proporcionar la observación de más de 30 especies.

Muchas gracias a todas estas personas que han confiado en MCbirding para disfrutar de las aves del norte de Burgos.

Como siempre sigue las observaciones y las listas de aves en:

eBird 

P.N. Hoces del Ebro y Rudrón Nature Reserve

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *